91 528 95 04
  Calle Doctor Fourquet, 31 (Madrid)  

Sala Mirador

CUANDO EL PARLAMENTO ES UN TEATRO... LOS TEATROS DEBEN SER PARLAMENTOS


Producciones Cristina Rota pisó por primera vez el patio y el escenario de la Sala Mirador en 1992. Lo hacíamos entonces como productora invitada con el montaje Ciudades perdidas y un largo reparto de actores y actrices formados en la Escuela de Interpretación Cristina Rota representaban su primera obra de teatro.

La Mirador, denominada así porque antiguamente desde la balconada que hoy es la cabina de luces se podía ver todo Madrid incluido el río Valencia, nos enamoró, pero nunca nos imaginamos que volveríamos un año más tarde para quedarnos. A finales de 1993 hicimos de este espacio nuestra nueva casa, acogiendo el proyecto de Centro de Creación que nace de la Escuela Cristina Rota, producto de su voluntad de crecimiento y expansión hacia otras áreas de la creación artística. Esta iniciativa comprende la propia Escuela de Interpretación Cristina Rota, la Sala Mirador, La Rota producciones y Fundación FCNC. Está dedicado a la formación de actores y actrices, a la difusión del teatro, la danza, la producción audiovisual y a fomentar y apoyar a jóvenes creadores en distintas ramas del arte.

El Centro de Creación trabaja desde la firme creencia de que la función social del arte dentro del ámbito cultural es pieza clave en la construcción de una sociedad más libre y más justa. Concreta su aporte promoviendo a jóvenes dramaturgos, actores, actrices, directores, bailarines, etc., no solo desde la formación sino también desde la producción y la difusión. Es un espacio dinamizador donde confluyen creadores consagrados con jóvenes estudiantes y en el que se pretende aunar las distintas disciplinas artísticas para crear un diálogo entre ellas que enriquezca a cada una de las partes. Es habitual que se enseñen las distintas ramas del arte como una pieza aislada y no se permita a los creadores la posibilidad de experimentar con el conocimiento de ese diálogo fluido entre teatro y danza, cine y teatro, literatura y música, psicoanálisis y dramaturgia, por mencionar solo algunos ejemplos.

Desde nuestro Centro no se renuncia a la función social que el arte puede desempeñar. Estamos dedicados a establecer vínculos entre los creadores y las distintas corrientes de pensamiento que estén activas en cada momento, poniendo el acento en aquellas que dan relevancia a los derechos humanos y a la construcción de un marco más justo y digno de convivencia. El arte como fuente y vínculo para la comprensión de las diferentes culturas.




¿Cuál es la línea de programación de la SALA MIRADOR?

La línea de programación teatral se inspira en el siguiente manifiesto:

‘Cuando el Parlamento es un teatro… los teatros deben ser parlamentos’


Esta frase que en forma de mural da la bienvenida a los espectadores de La Mirador sigue siendo para nosotros la fuente de inspiración que marca la pauta de nuestra línea artística. Seguimos apostando por un teatro social que viva la calle, que observe y comprenda la realidad y nos la muestre, ya sea a modo de drama, de comedia, de cabaret o de danza, para adultos y para los más pequeños/as. Seguimos apostando por un teatro a pie de calle que abra sus puertas para dejar entrar la realidad y que ello nos sirva para, entre todos, pensar y reflexionar de forma colectiva sobre lo que pasa y lo que nos pasa. Creemos firmemente en la necesidad de espacios de reflexión y el teatro es idóneo para hacerlo de forma colectiva. Queremos ser un lugar de entretenimiento pero también de pensamiento con ingenio, creatividad y compromiso.